Permiso para protestar en Buenos Aires

El actual jefe de gobierno Mauricio Macri ya en mayo del 2007 expresaba”Los piqueteros deberían pedir permiso yMauricio Macri avisar dónde van a hacer una protesta. Su derecho no puede violar el de los que quieren ir a trabajar”, (Clarin). En sus primeros meses de mandato arremetió sin tregua en todos los frentes, siendo uno de ellos la protesta social. El jefe de gobierno porteño con el apoyo del fiscal general de la ciudad Germán Garavano buscan “castigar” a los infractores.

Esto ha creado tensiones tanto con los líderes de los movimientos piqueteros como Raúl Castells quien ya ha desafiado estas nuevas medidas realizando una protesta en plaza de mayo “sin autorización” y con el gobierno nacional que se mantiene muy firme en su desición de no reprimir la protesta social.

Aquí chocan dos derechos enumerados en el artículo 14 de la constitución nacional. En primer lugar el derecho al que apela el jefe de gobierno, el derecho a “trasitar libremente” y el derecho a “peticionar a las autoridades”. Uno puede pensar que no necesariamente estos derechos tienen que ser antagónicos, que se puede peticionar alas autoridaes sin perjudicar el libre tránsito de las personas. También debemos reconocer que en la democracia argentina reciente las autoridades han desarrollado tal falta de sensibilidad a los reclamos populares que esto ha provocado no solo una multiplicación de la protesta y desarrollado una estrategia de aparición de la protesta en el espacio social en forma de una irrupción contundente.

En parte deberíamos decir que esta irrupción de la protesta social es parte de la democracia argentina reciente. En el caso del gobierno de Kirchnero -o del discurso hegemónico- ha logrado articular la protesta social en su discurso.

Por su lado Macri pareciera que apela a ignorar la irrupción de la aparición de cualquier elemento “des-ordenador”. Parece que el jefe de gobierno pretende una democracia silenciosa en la que la protesta social sea llevada a la invisibilidad. Protesta en la ciudad no existe, pero que la hay … la hay.

Por último, cualquiera que tenga un diccionario a mano se puede dar cuenta que la definición de “protesta” es “desobedecer”. ¿Que clase de protesta puede ser si pide permiso? Si tiene permiso deja de ser protesta.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica, Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s