Archivo de la categoría: Filosofía

Historia a Contra-pelo y para la vida

Desde donde destruir la historia? / Desde donde construir la post-historia?

Una de las características de las filosofías que se mueven en torno al “post”, que se ganan este adjetivo, este prefijo, es cuestionar la misma estructura, aquello que le da unidad a una episteme, a un campo unificado, a un relato único, la historia. Este “post’, estar o ser algo posterior, algo que acontece a continuación, después de algo.

Así como el post-estructuralismo, no como una teoría estructurada, sino como el trabajo autónomo de una serie de filósofos en torno a la teoría dominante de su tiempo: el estructuralismo. Los trabajos de Foucault, Derrida y Barthes, en algún sentido logran historizar -o deshitorizar- una teoría que le daba sustento al pensamiento social, prácticamente todas las disciplinas  -antropología, lingüística, literatura, sociología, psicoanálisis, historia- habían adoptado el estructuralismo como marco teórico de fondo.

El lujo de estos pensadores, de poder pensar esos procesos sociales por fuera de la estructura, el esquema brindado por el estructuralismo, en un tiempo donde esas mismas ideas agenciaban, desde las instituciones, desde el poder, que había logrado encerrar en la estructura, la posibilidad del ser. En la estructura  no hay ser, no hay acontecimiento, sino comportamiento en tanto repetición y diferencia, en tanto probabilidad estructurada (que cuenta con el margen de error para terminar, completar de forma perfecta, este aparato imperfecto).

El gesto subversivo de desensamblar el aparato del estructuralismo, desde dentro (Barthes), desde el margen (Derrida) y desde afuera (Foucault) brindan un espíritu renovado para ver esa misma realidad social -que antes se encontraba atrapada en la estructura- como una contingencia de la literatura y los relatos que como la historia pretender construir una trama que brinde unidad y sentido, permitiendo desarticular el logos y el punto de vista totalizante. Esto les permitió hacer historias de todo tipo de cosas, la escritura (la gramatología), de la locura, de la clínica, de la sexualidad, de las prisiones, y por sobre todo, del estructuralismo. La crítica, acaso la historia que hacen estos pensadores del estructuralismo es un acto, una proeza de desafío y valentía. Mirar al estructuralismo -en su momento de plenta vigencia- como lo hace la historia, observando los acontecimientos ya muertos, desde su ruinas (en este caso aún habitadas) . Este gesto de descontesxtualizar, extranarse de lo presente, rastreando su origen, (como en una genealogía), mirar lo que está ante uno, como un resavio del pasado, como un ente, un fantásma, que necesita de una cobija, vieja, ya usada, para animarse y manifestar una forma bajo la vieja careta. Esto no es tanto destruir como desmontar el andamiaje que constituye el escenario en el que se interpreta esta drama.  Esto es mirar con un nuevo sentido, el objeto o la histaria, ya no como un expactador dispuesto, sino como un dramaturgo crítico, atento a los efectos, al trazo y sus dispositivos. Esto es, no ver la historia, la obra de teatro, como un relato sino como un montaje una producción. Para este nuevo punto de vista el verdadero espectáculo es el montaje, la producción y puesta en escena de esta obra y no el relato. Esto, en sí, es secundario, una sustancia que vale solo como un dato en sí, la evidencia de esa puesta en escena.

En este sentido, de todo este movimiento podríamos aprender un acto, tal vez inutil, de construir una historia ya no de los relatos, una historia de los montaj que nos permita ver en cada momento las técnicas, los dispositivos, los estilos, las temáticas, delas distintas tragedias a las que asistimoss en los diferentes momentos históricos. Una historia, mas que de los cuentos, las formas y los recursos utilizados para montar y contar esos relatos.

Pero por sobre todo, la lección que aquí deberíamos aprender, es hacer historia sin estructura. Esto es volver a adoptar los mismos andamiajes que tanto trabajo nos costó desmontar, destruir. Por ello, es importante tener el valor y coraje de aceptar el abismo que presenta el vacío, un vacío que nunca está vacío del todo, que está lleno de estas estructuras, de las que debemos concientemente prescindir, para permitir que la historia se manifieste libremente y no encorsetada en un marco teórico.

Como un juego sin fin, nuestra historia es una historia de las personas en tanto es una historia de como piensa, se piensan a sí mismas, esas persona; es decir debemos ver en las personas los reflejos de las ideas, las epistemes de una época en sus acciones y las fuerzas que involucran en la construcción de ese relato del presente.

Una historia a Contrapelo propondría Walter Benjamín. Esto es una historia en sentido inverso, que se cuenta de adelante para atrás. Que construye a partir de las cristalizaciones del presente la acumulaciones del pasado. Una historia que busca la historia en el presente. Una historia que busca ganadores y vencidos para construir ese relato, de la lucha que dejó como ganadores a los ganadores y como vencidos a los vencidos. Una historia de ea lucha, de las luchas, las batallas, que le dieron el poder a los vencedores; que permitió la construicción de esos relatos en los que vivimos y de los que debemos alejarnos de forma íntima para apreciar con claridad.

La historia debería ser como una termodinámica, un ciencia de las fuerzas, presiones y resistencias que se aplican en un sistema abierto, en constante desequilibrio, en el constante caos de la apertura que siempre es reprimida por la estructura, que su ancias de poder mostrarse completa, está dispuesta a quitarle al espíritu su escencia de ser.

La historia que cuentan los vivos, no en sus palabras, sino en su mera existencia como sujetos, como expectador de esta tragedia, como parte de este andamiaje complejo del que él es parte fundamental (como expectador). La histoia que cuentan los actos y prácticas de los vivos, de los ganadores y de los relegados. Una historia que no va a las ruinas del pasado, sino que ver al pasado recobrar vida, como los fantásmas bajo las sábanas, en el presente.

Esta historia a contrapelo, este rastreo en el presente del pasado, esta ciencia de las fuerzas y resistencias de los cuerpos, debe servir a un único propósito, que por cierto, no es el de la historia que leemos. La historia debe servir a la vida. Animarla, no deprimirla, apenarla, sujetarla a las estructuras, los deseos y aspiraciones que nuestros antepasados nos dejaron, para que continuemos con este legado y agenciamiento escribiendo la historia de los muertos y no la de los vivos.

Marx, al comienzo del 18 brumario decía: “Es tiempo que los muertos entierren a sus muertos“. Es tiempo de quitarle a los muertos la historia y hacerla una historia de la vivos. La historia para la vida es una historia que por el contrario, fuera de la estructura, está más preocupada en lo que quedó abierto, sin hacer, más que en los laberintos que nos conducen al pánico y angustia. Una historia de los vivos que cuente con su voz lo que nos han dejado los muertos. Es tiempo que los muertos descansen en paz en sus lechos. Es hora de reconocer que lo único que quedan de esos muertos son los desechos de los gusanos que se alimentaron de ellos. No tiene sentido utilizar esta materia putrefacta para hacer historia.

La historia debe tener un aliento nuevo, fresco, lleno de vida. Que parta de la vida y que esté hecho para ella misma. Para que prolifere, se extienda y ramifique de las formas más variadas y singulares -que como la vida- puede dar. El relato del viviente desde su experiencia de libertad frente al futuro, como actitud constructora del presente. Una actitud destructora, desmantelante, que construye, por medio de impulsos (fuerzas) liberadoras, una historia del presente en el que el sujeto se escribe a sí mismo.

Esta historia es un proyecto solidario con la post-historia

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica, Filosofía

Terceras Jornadas Debates Actuales de la Teoría Política Contemporánea

Terceras Jornadas Debates Actuales de la Teoría Política Contemporánea
Invitamos a participar en las terceras jornadas a realizarse en la Ciudad de Buenos Aires los días 10 y 11 de Agosto de 2012.
Nuestra propuesta de trabajo consiste en una activdad de dos días seguidos. El primer día s desarrollaran debates en los grupos de debates y el segundo en debates plenarios.
El primer día por la mañana los participantes podrán presentar las posiciones y argumentos para por la tarde debatir estas cuestiones dentro del grupo de debate. Durante el segundo día por la mañana los grupos de debate podrán recapitular las discusiones y por la tarde se realizará el debate plenario.
Se podrá tanto participar como asistir a los debates en grupos y plenarios. Los participantes podrán intrvenir plenamente en todas las discusiones. Los asistentes están invitados a presenciar todos los debates y a intervenir a partir del segundo día del debate.
Los ejes temáticos en los que se conformarán los grupos de trabajo siguen siendo:
Propuestas de Trabajo e Inscripciones
Los participantes deberán enviar un resumen de su propuesta de trabajo y posteriormente un texto de no más de 15 carillas (no excluyente) que será publicado en el blog con anterioridad a las joradas.
Envío de Resúmenes:
Primer llamado de resúmenes de propuestas es 3 de abril
Último llamado de resúmenes de propuestas es 23 de abril
Envío de Textos:
Primer llamado de textos: 25 de Junio
Último llamado de textos: 10 de Julio
Los textos enviados con posterioridad a esta fecha no serán publicados en el blog.
Para asistir a las jornadas para presenciar los debates se podrán inscribir el mismo día de las jornadas.
Para Mayor Información:
debatesactuales@gmail.com

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica, Filosofía

El Post-estructuralismo en cinco fáciles pasos

Diez cosas que siempre quiso saber sobre el postestructuralismo y nunca se animo a preguntar

1 comentario

Archivado bajo Crítica, Filosofía, Internet, Literatura, Política, Psicoanálisis

Diez cosas que siempre quiso saber sobre el post-estructuralismo y nunca se animó a preguntar

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica, Filosofía, Internet, Literatura, Política, Psicoanálisis

Debates Actuales de la Teoría Política 2009: La era Obama

Estimados Amigos,

Quedan todos invitados a participar de este decatlón filosófico titulado “Debates Actuales de la Teoría Política Contemporánea” que tiene como objeto ejercitar un gesto subversivo.
Este año repetiremos la actividad realizada en 2008 bajo el título “Debates Actuales de la Teoría Política contemporánea“en la que esbozamos un ejercicio de pensamiento sobre la realidad política de nuestro tiempo.

Esta actividad está pensada para realizarse durante el primer cuatrimestre del 2009 a partir de la tercer semana marzo, los miércoles de 19 a 21 hs. en la facultad de filosofía y letras de la UBA (aula a designar).

Anexo: Programa 2009

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica, Filosofía, Política, Psicoanálisis

Este blog ha estado inactivo por casi un mes y su actividad ha estado declinando un poco en los últimos meses del año que acaba de terminar. Esto no se debe a que en el mundo no estuvieran sucediendo cosas. Todo lo contrario, el mundo está en fuego. Aquellas cosas de las que veníamos escribiendo estallaron de forma impredecible. Terminamos el 2007 con el retorno -como de lo reprimido- de la palabra “capitalismo”. Esta palabra velada -casi invisible- que al mismo tiempo es el significante que organiza todo el discurso: Capitalismo. Que esta palabra se haya vuelto a instalar en los medios, en las discusiones, en el discurso; abre la posibilidad de nuevos desplazamientos que permitan articular nuevos discursos, nuevas formas de decir nuestra realidad.
Empiezo el 2009 con una nueva tesis. Así como 1989 con la caída del muro de Berlín significó la desaparición del comunismo; el 2008 y su crisis financiera significó la muerte del liberalismo. La diferencia entre estos dos casos es que en el primero el socialismo cayó por la competencia contra otro sistema o ideología: “el liberalismo”. En el caso del 2008, el liberalismo cae no en competencia sino por las contradicciones internas de esta formas actuales del capitalismo financiero. Para decirlo en palabras claras; el liberalismo cae cuando un presidente “ultra liberal” como George Bush realiza la intervención en la economía más bestial de la historia. Cuando sucede eso, que los liberales dejan de ser liberales, es que se comienza a desintegrar el liberalismo como ideología, sino como doctrina económica. Esto se puede observar a otro nivel cuando la revista Noticias dedica en la portado al hombre del año 2008 a John Maynard Keynes. Así es, el amigo de Ludvig Wittgenstein y responsable del modelo económico intervencionista que rescató de la crisis financiera de 1930 a Europa y Estados Unidos creando un Estado de Bienestar.
No creo que estemos en un retorno a esos modelos como de que se han desarrollado ciertas “revoluciones” en distintos campos aislados que no se les ha podido dar un contenido político. En otras palabras, el sistema económico-financiero mundial está enfrentando forzozamente un cambio, (los sistemas de las comunicaciones han revolucionado nuestras vidas), las subjetividades, las identidades y reordenamiento del Estado frente a estos nuevos (como el caso de Tania, la travesti que consiguió un DNI de mujer) Sujetos, que en consecuencia son políticos. Lo que no ha habido es un “ajuste” político que acompañara estos cambios y revoluciones. No ha habido una propuesta política que le de contenido a los cambios y transformaciones en estos campos.
En Debates Actuales de la Teoría Contemporánea (actividad academica subversiva) nos hacemos la pregunta sobre éste contenido político ausente en las transformaciones de las subjetividades e identidades de nuestro tiempo. En algún sentido en esta reflexión se identifica a la filosofía (no como institución y disciplina sino como en situación enunciativa) como herramienta para pensar en esos contenidos políticos. El principio del psicoanálisis es fundamental en el proceso de pensar las identidades políticas contemporáneas. El psicoanálisis comprendido como una teoría de la sexualidad y en algún sentido del amor, y de lo imaginario y lo Real. Una teoría que nos permite ver la revolución como un análisis interminable, que nos enseña que no hay un final superador último sino (en el mejor de los casos) formas sublimadoras de realizar nuestros deseos que debido a las prohibiciones socieales que al precio de establecer su propio orden hace que los deseos alimentados por nuestras pulsiones (corporales) se hagan a nuestra conciencia individual (yo) inconcebibles y deban ser reprimidos, enterrados bajo la conciencia, constituyendose como la fuente de sintomas de distintos tipos.
Pensar esto, no en un campo especulativo puramente formal sino instalar estas reflexiones en el espacio de lo Real. Encontrar el objeto a, esa porción de lo real en lo que podemos proyectar ese objeto imaginario e inalcanzable que es objeto primario de nuestra afección infantil (como pueden ser las utopias políticas). Esta concepción nos permite ver los procesos revolucionarios no como formas de alcanzar utopias políticas sino como formas que permitan satisfacer (que brinden un goce) en el campo de lo Real, las demandas de distintos sujetos.
El populismo -por como bajo la idea de “Pueblo”- permite identificar de la misma manera a personas con demandas distintas. Hemos visto como la teoría del populismo nos promete un poco más que nuestros gobiernos latinoamericanos han logrado. Indudbalemente esta es una buena dirección, pero las formas que estamos aplicando para recorrer estos caminos todavía pueden perfeccionarse mucho.
En este sentido empezamos el 2009 con la tarea de pensar y hacer el contenido político de este nuevo momento de la historia. Comenzamos el 2009 con esta tarea y este compromiso.

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica, Filosofía, Internet, Política, Psicoanálisis

Los personajes de la historia.


Sócrates, Bill Gates, Pelé, Lenin, Bill Clinton, Bruce Lee, De Gaulle, Margaret Tatcher, Winston Churchill, Adolf Hitler, Benito Musolini, Saddam Hussein, Luvig Van Beethoven, Mao, Chrles Chaplin, Sigmund Freud, Putin, Mike Tyson, Albert Tyson, Moises, Ghandi, Van Gogh, Michel Jordan, Marylin Monroe, Nicolás Maquiavelo, Dalí, Luciano Pavarotti, Douglas MacArthur, Che Guevara, Fidel Castro, Napoleón Bonaparte, Marlon Brando, Arafat, George Bush, Pablo Picasso, Abraham Lincoln, Principe Carlos, Madre Teresa, Gorvachov, Osama Bin Laden, Julio César, Mozart, Karl Marx, Federico Engels, Roosvelt, La reina Isabel, Bufalo Bill, William Shakespeare, Gustavo Adolfo, Elvis Presley, lenin, Shirley Temple, Lewis Carrol, Ramses, Genkis Khan, Leonardo DaVinci,

3 comentarios

Archivado bajo Arte, Filosofía, Literatura, Política, Psicoanálisis